Mis reseñas Google o donde las dan las toman

Mis reseñas Google sean positivas o negativas están escritas con honestidad y con responsabilidad. Porque sé que con mis opiniones estoy contribuyendo o afectando la reputación y la imagen de marca de una empresa, un producto o un servicio. Además estoy contribuyendo a que otros clientes potenciales puedan dimensionar correctamente sus expectativas.

Es verdad que en ocasiones recibo un buen servicio, pero estoy tan apurado y pendiente de otras cosas que simplemente escribo excelente, muy bien o en el peor de los casos doy cinco estrellas y no escribo nada. Digo en el peor de los casos porque quiero escribir mis reseñas Google tanto para ayudar a las empresas como para ayudar a sus clientes.

Pero mis reseñas Google no siempre fueron así. Por el contrario, he escrito cientos de reseñas negativas llenas de ira, rencor y resentimiento que no ayudaban ni a las empresas ni a sus clientes. Hoy a través de Workalibur siento en carne propia lo que siente el propietario y otros clientes cuando junto a decenas de reseñas positivas bien documentadas aparece como una mancha sin sentido una reseña Google llena de resentimiento. Pero que no explica, ni argumenta; solamente descalifica. Por eso mis reseñas son cada vez más responsables y equilibradas recordando aquello de donde las dan, las toman.

¿Cómo ayudan mis reseñas Google a las empresas?

Siempre que mis reseñas Google son sinceras, honestas, testimoniales, responsables, documentadas y explicativas la empresa cuenta con un testimonio o historia de cliente que le permite chequear sus propios procesos.

Por supuesto, estoy hablando de empresas realmente orientadas a sus clientes y conocedoras del poder cada vez mayor de los clientes para agregar o quitar valor a una marca o a una reputación. Además estoy hablando de empresas que miden la satisfacción de los clientes y están al tanto de cada reseña y opinión para mejorar continuamente la calidad de sus procesos, productos y servicios.

Soy consciente de que mis reseñas Google no sirven de nada si a la empresa no le interesan. Por eso es que dan ganas de escribir palabras duras como estafa, engaño y otras peores. Pero te voy a explicar cómo llegué a la convicción de que no ayudan a la empresa, ni a otros clientes, ni a mí mismo.

¿Cómo me ayudan mis reseñas de Google?

No creas que nunca he escrito reseñas llenas de ira y rencor. Por el contrario así comenzó la historia de mis reseñas Google. Soy la persona que más reseñas y opiniones negativas ha escrito a todo lo largo y ancho de internet. Pero, como parte de mi crecimiento personal un día comencé a preguntarme si acaso me gustaba tener experiencias negativas. Entonces comprendí que puedo elegir siempre la empresa ideal donde soy tratado como cliente ideal.

¿Cómo lo logro? Dejé de ser un comprador compulsivo. Comencé a comprar con inteligencia comenzando por comprender qué espero de cada producto o servicio. En segundo lugar, comencé a leer de verdad la publicidad de cada empresa acerca de sus productos y servicios y a contrastarla con las reseñas y opiniones de sus clientes.

Finalmente aprendí a caracterizar las empresas no solo por lo que dicen de sí mismas, sino por lo que los clientes dicen de ellas. No te digo que he encontrado las mejores empresas, productos y servicios. Por el contrario, lo que he aprendido es a dimensionar correctamente mis expectativas sabiendo qué puedo esperar de una empresa, producto o servicio según la información disponible.

¿Cómo ayudan mis reseñas Google a otros clientes?

En mis reseñas Google trato de explicar a otros clientes potenciales por qué mi experiencia fue positiva o fue negativa. En mis reseñas Google hablo sobre la calidad de la atención que recibí, la calidad del producto o servicio. Además hablo sobre el cumplimiento de los plazos de entrega y otros términos y condiciones del contrato aun cuando sea una compra online. También escribo mi opinión sobre los precios y formas de pago.

Si mi reseña Google es acerca de un restaurante hablo de todo lo que me impresiona favorablemente o desfavorablemente en un restaurante. De esta forma mis reseñas Google hablan tanto de mí como del restaurante. Por lo tanto, permiten a otros clientes potenciales saber qué esperar.

Por ejemplo, es posible que me haya sentido mal porque llevé a mis niños a un restaurante y todo lo que había eran parejas en un ambiente romántico. Sentí un trato condescendiente y desagradable tanto por parte de otros clientes habituales como por parte de los empleados. Pero antes de escribir mi reseña Google diciendo “no vayan, son unos desagradables, maltrataron a mis niños” y otras cosas inimaginables, vuelvo a visitar el sitio web y trato de entender si el negocio describía su ambiente romántico dirigido a parejas o si tenía una publicidad engañosa que no explicaba claramente el segmento de mercado al que estaba dirigido y cuáles eran sus clientes ideales y las características de su restaurante.

Solo entonces, después de comprender la causa de mi mala experiencia, escribo una reseña que sirva tanto al restaurante como a las personas que piensan visitarlo.

El valor y el precio de mis reseñas Google

Hay personas que con los años han adquirido la maestría y el gusto por reseñar sus experiencias como clientes. Al mismo tiempo algunas empresas han aprendido a reconocer el valor que los clientes dan a las reseñas de esas personas. Finalmente, estas empresas comienzan a hacer ofertas a estos expertos en reseñas Google para que visiten su negocio de incógnito, tengan una experiencia real, escriban una reseña y le pongan precio al valor que están agregando.

No se trata de comprar reseñas Google falsas, ni de conseguir reseñas positivas a como dé lugar, ni de comprar reseñas negativas contra un competidor. Todas esas son malas prácticas que los clientes y los algoritmos de Google aprenderán poco a poco a detectar y rechazar.

Por el contrario, se trata de poner precio a lo que ya agrega valor a empresas, productos y servicios. Piensa en los expertos que visitan restaurantes y luego hacen reseñas en diarios y revistas especializadas. Pues esa es una profesión que mis reseñas Google están poniendo al alcance de cualquier persona que sienta esa vocación.

Aviso para propietarios

Workalibur está desarrollando junto a Precise Future una herramienta basada en inteligencia artificial y bigdata que en solo segundos analiza miles de reseñas Google y realiza un informe que incluye las principales causas de las reseñas positivas y negativas. También incluye un análisis de Pareto que permite detectar el 20% de las causas que provocan el 80% de las insatisfacciones. Esto es vital para definir un plan de mejora continua de la satisfacción del cliente.

Si eres un propietario de negocio interesado en una herramienta como esta sería de gran utilidad que escribas un pequeño comentario crítico acerca esta iniciativa. Te agradecemos tu colaboración en este sondeo de mercado para estimar la necesidad y valor de este producto en desarrollo.

1 comentario

  1. Me parece muy bien lo d explicar, y argumentar; lejos d solamente descalificar el trabajo d otros a menos q lo merezca. E investigar bien si el servicio d la empresa cumple con nuestras demandas, o si solo nos hemos hecho una idea basada en lo q estamos buscando en cualquier empresa. Exelente artículo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.